Feedback

Los objetivos de la ayuda al desarrollo

27. julio 2017

¿Cuáles son los objetivos de la ayuda al desarrollo?


En 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos dirigidos a encaminar los recursos que se emplean en la ayuda al desarrollo. Entre los objetivos principales, se encuentran la erradicación de la pobreza, la protección del planeta y la prosperidad para los países en vías de desarrollo.
 ¡Conócelos!

Objetivo 1: Fin de la pobreza

Aunque los índices de pobreza extrema se han reducido casi a la mitad en los últimos 30 años, todavía uno de cada cinco personas de los países en vías de desarrollo vive con menos de 1,25 dólares al día, y muchísimas personas viven con un poco más que esa cantidad. La pobreza va más allá de la falta de recursos, hay que tener en cuenta el hambre, el acceso limitado a la educación básica, la discriminación y la falta de seguridad.

Objetivo 2: Cero hambre

 Mientras se proporciona un apoyo a los agricultores y se protege el medio ambiente, la agricultura, silvicultura y piscifactorías pueden llegar a suministrar comida para todos, a la vez de ser un gran motor económico. Frente a esta cuestión, nos encontramos con la degradación climática que está poniendo mayor presión sobre los más desfavorecidos, que sufren un gran riesgo de sequías e inundaciones. Las acciones encaminadas a lograr estos objetivos pasan por una gran reforma del sistema mundial de agricultura.

Objetivo 3. Salud y bienestar

Garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos es fundamental para garantizar un desarrollo sostenible. Aunque se han obtenido grandes progresos en términos de calidad de vida, longevidad y maternidad, campos como la reducción de enfermedades como la malaria, la tuberculosis o el SIDA son un gran reto. Este objetivo trata de erradicar por completo una amplia gama de enfermedades y hacer frente a los peligros emergentes para la salud mundial.
 
Objetivo 4. Educación de calidad

En los últimos años se han producido importantes avances en relación a la mejora del acceso a la educación a todos los niveles y se han incrementado las tasas de escolarización, sobre todo en el caso de las niñas. En este campo, aún es necesario redoblar los esfuerzos para la consecución de una educación universal y en igualdad de condiciones.

Objetivo 5. Igualdad de género

Las mujeres y las niñas sigues discriminadas en todas las partes del mundo. El género femenino sigue teniendo un trato discriminatorio. La igualdad entre géneros es un derecho humano universal, empezando su garantía en un igual acceso a la educación primaria. Si nos esforzamos en facilitar a mujeres y niñas igualdad en la educación, atención médica, trabajo y más representación en los cargos políticos, se potenciará la consecución de este objetivo y se beneficiará a toda la sociedad en su conjunto.

Objetivo 6. Agua limpia y saneamiento

La seguridad alimentaria se ve en peligro por una mala calidad del agua. Su saneamiento, garantizando el agua libre de impurezas y universalmente accesible es un objetivo fundamental para garantizar la subsistencia y oportunidades a las familias pobres de todo el mundo. La sequía y una mala calidad de agua recrudece el hambre y la malnutrición.

Objetivo 7. Energía sostenible y respetuosa con el medio ambiente

La energía sostenible es una necesidad para afrontar los grandes desafíos y oportunidades a los que hacer frente en el mundo actual, necesaria para afrontar la seguridad, el cambio climático, la producción de alimentos o para aumentar los ingresos o el acceso a la energía para todos es esencial.

Objetivo 8. Trabajo digno y crecimiento económico

Tener un empleo no garantiza que la salida de la pobreza. La creación de empleos de calidad seguirá constituyendo un gran desafío para casi todas las economías en los próximos años. Para lograr este objetivo, las sociedades deberán crear las condiciones necesarias para que las personas encuentren empleos de calidad sin dañar el medio ambiente, con unas condiciones de trabajo decentes.
 
Objetivo 9. Industria, innovación e infraestructura

Para lograr el desarrollo sostenible, las inversiones en infraestructura de transporte, riego, energía y tecnologías es esencial. El ritmo de crecimiento y urbanización también está generando la necesidad de contar con las nuevas inversiones en infraestructuras sostenibles que permitirán a las ciudades ser más resistentes al cambio climático.

Objetivo 10. Reducción de las desigualdades

La comunidad internacional ha logrado grandes avances sacando a muchas personas de la pobreza, sin embargo, en las naciones más vulnerables sigue habiendo grandes disparidades en el acceso a servicios sanitarios, educativos y a otros bienes productivos.
Además, aunque la desigualdad de los ingresos entre países se ha reducido significativamente, dentro de los propios países ha aumentado la desigualdad.

Objetivo 11. Ciudades y comunidades sostenibles

Las ciudades han permitido a las personas un progreso social y económico. Ahora bien, son muchos los problemas que existen para mantener ciudades de manera que sigan creando empleos y prosperidad sin dañar los recursos naturales. Los problemas principales son la congestión, la falta de fondos para prestar servicios básicos, la escasez de vivienda adecuada y el deterioro de infraestructura.
Los problemas que enfrentan las ciudades se pueden vencer de manera que les permita seguir prosperando y creciendo, al mismo tiempo de aprovechar los recursos y reducir la polución.

Objetivo 12. Producción y consumo responsable

El consumo y la producción sostenibles consisten en fomentar el uso eficiente de los recursos y la eficiencia energética, y facilitar el acceso a los servicios básicos, empleos decentes y una mejor calidad de vida.
El objetivo del consumo y la producción sostenibles conlleva en reducir la utilización de recursos, la contaminación durante su ciclo de vida. También es importante lograr la cooperación entre los participantes, desde el productor hasta el consumidor final, consistente en involucrar a los consumidores sobre los modos de vida sostenibles a través de información adecuada.

Objetivo 13. Cambio climático

El cambio climático afecta a todos los países de todos los continentes, con un impacto negativo en la economía nacional y en la vida de las personas, y en un futuro las consecuencias serán aún peores.
Las personas viven en su propia piel las consecuencias del cambio climático, que incluyen el aumento del nivel del mar y la meteorología extrema. Si no actuamos, las temperaturas medias de la superficie del mundo podrían aumentar hasta 3 grados en este siglo, y las personas más pobres y vulnerables serán las más perjudicadas. Tenemos a nuestro alcance soluciones viales para que los países puedan tener una actividad económica más sostenible y respetuosa con el cambio climático.

El cambio radica en que más personas recurran a la energía renovable y a otras soluciones para reducir emisiones. Las emisiones en un punto del planeta afectan a otros lugares lejanos, y es fundamental que la comunidad internacional trabaje junta.

Objetivo 14. Vida submarina

Los océanos del mundo y su buen estado de salud son fundamentales para que la tierra sea habitable para la humanidad. La gestión responsable de este recurso mundial es fundamental para un futuro sostenible.

Objetivo 15. Ecosistemas terrestres

Los bosques son imprescindibles para combatir el cambio climático, el 30% de la superficie terrestre está cubierta por bosques y estos, proporcionan seguridad alimentaria y refugio. Cada año desaparecen 13 millones de hectáreas de bosque y la degradación persisten en las zonas áridas que han provocado la desertificación de 3.600 millones de hectáreas.

La deforestación y la desertificación provocadas por el humano suponen un grandísimo reto para el desarrollo sostenible y han afectado a las vidas y los medios de millones de personas.
 
Objetivo 16. Paz, justicia e instituciones sólidas

El poder judicial y la policía siguen muy influenciadas por la corrupción, el soborno, el robo y el fraude fiscal, costando millones de dólares para los países en desarrollo. El estado de derecho y el desarrollo tienen una interrelación significativa y se refuerzan mutuamente, por lo que es fundamental para el desarrollo sostenible a nivel internacional.

17. Alianzas para lograr los objetivos

Para alcanzar todos los objetivos anteriormente mencionados, se necesita desarrollar una agenda de desarrollo sostenible que sea capaz de coordinar las alianzas entre el sector privado y la sociedad civil. Es necesario adoptar medidas urgentes encauzadas a reorientar y aprovechar todos los recursos destinados a las transformaciones necesarias para llevar a buen puerto los objetivos de la ayuda al desarrollo.
 

Estos objetivos, aunque parecen lejanos y abstractos, se materializan día a día en la publicación de cientos de licitaciones para cumplirlos. Un ejemplo podría ser para lograr el objetivo número 1: erradicación del hambre, que se publican diferentes de licitaciones de semillas para agricultores, sistemas de riego, vacunas para el ganado, programas formativos para agricultores y campesinos, etc.
Otro ejemplo sería el del agua limpia, por lo que se licitarían diferentes proyectos de purificación de aguas, instalación de depuradoras, canalizaciones, evaluaciones de la composición química, etc.
Si su empresa quiere contribuir a lograr estos objetivos, no hay mejor forma que aportando todo su experiencia y profesionalidad, ejecutando un proyecto multilateral.

Fuente: Naciones Unidas
 

Licitaciones.es no se hará responsable del contenido de ninguna web a la que haga referencia.